Con lo bien que estábamos con los tornillos en su sitio – en Nueva Tribuna

Carmen Barrantes y Jorge Usón, acompañados al piano en directo por Néstor Ballesteros, dan vida a Esteban y Marigel, o lo que queda de ellos tras esta apisonadora de sentimientos que se desparraman por el escenario. A un lado, la sociedad que aprieta, aprieta y aprieta para encorsetar las vidas construyendo normalidad y rutina con la que buscar equilibrio y estabilidad social. A otro, la vida impetuosa que trata de buscar caminos por los que expresarse. 

A las convenciones sociales de este pueblo en el que habitan, le saltan las costuras cuando Esteban es poseído por el espíritu del musical y comienza el delirio mental y teatral. Lo que prometía ser una aburrida función se convierte en una trepidante comedia musical. La lucha eterna entre lo normal y aquello que realmente somos. Dejarse llevar por los sueños, por hacer lo que deseas hacer de verdad. Perseguir lo que crees que puede hacerte feliz, o por lo menos, que te hace sentir bien. El duelo eterno entre Don Quijote y Sancho. Entre el Sancho que somos y el Don Quijote que queremos ser. 

Una lucha entre nuestra parte racional que quiere que Marigel cure a Esteban para que todo vuelva a ser normal y nuestra parte emocional que desea que Esteban arrastre a su delirio a Marigel y juntos vuelen a Canarias. La mayoría de las veces la historia termina levantando de nuevo la persiana de la normalidad para despachar sonrisas forzadas, saludos corteses y halagos desgastados. De lo contrario… quizá no estaría escribiendo esta crónica.

0 thoughts on “Con lo bien que estábamos con los tornillos en su sitio – en Nueva Tribuna

Deja un comentario

Close
A %d blogueros les gusta esto: